#Cuento | El caballito de madera

Después de muchas navidades sin que cupiese en su saco, Papá Noel trajo un potro de madera y Malena, que se lo agradeció con mucha devoción, lo convirtió en su juguete favorito.

Cuando cerraba con llave la puerta, la habitación se transformaba en cualquier otra cosa: a veces eran los establos de un castillo, otras un lugar perdido en el bosque, siempre un campo de batalla. A Malena le gustaba ser la princesa o la dama en apuros y el príncipe de turno la rescataba y para mostrarle todo lo bueno que hay en esta vida. Ella se montaba y juntos huían a lugares celestiales. ¡Pero su imaginación no se alimentaba solo de roles de género clásicos, solo sus preferencias! También era a veces la madame belicosa dispuesta a ser ella misma la que sometiera a la bestia, aunque siempre se aburría porque el juego acababa demasiado pronto. Cosa que, por otro lado, a veces no le venía mal. Sobre todo, si al día siguiente tenía una reunión importante a primera hora de la mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s